La Cultura de los Infantes al Ritmo del Regaetton

/, padres/La Cultura de los Infantes al Ritmo del Regaetton

La Cultura de los Infantes al Ritmo del Regaetton

La música es uno de los principales elementos de formación cultural, y tiene gran influencia en las conductas y emociones en todos seres humanos. Es un instrumento de aprendizaje. Muchas de las canciones para niños pequeños, tienen letras que son útiles para transmitir hábitos, como lavarse los dientes, ir a la cama temprano etc. A través de ella, expresamos los más profundos sentimientos, al igual que la poesía, es más, puede ser un poema hecho canción, (como Joan Manuel Serrat con los versos de Antonio Machado).

Los niños son grandes consumidores de música, cantan sus canciones, aprenden sus letras y bailan al ritmo de moda. La misma que escuchan en la radio, o en un Tablet, o en el celular.  ¿Le has prestado atención a la letra de las canciones que tu hijo/a canta al ritmo del reggaetón? ¿lo/la has visto bailar?

De muestra, un botón. Lo que les presento a continuación, es parte de la letra del número uno en los Top 40 en Chile, julio del 2018.

Sin Pijama” de Becky-G.

“Dale suave, duele, duele, cada vez que la boca me muerde

Dale duro que me gusta, dale sin miedo que a mí no me asusta

Así que dale pom-pom (4)

Ponle carne a mi sazón (4)

Choca to’eso con mi bom-bom (5)

Perdemos el control pa’ganar los dos”

Este ritmo es contagioso, dan ganas de bailarlo. Pero, a mi juicio, no me parece que sea lo que canten y bailen la mayoría de los niños/as hoy en día (ya expondré mis razones). Tampoco me parece correcto que sea parte de un acto del colegio. Sin embargo, si revisan YouTube, se encontrarán con varios videos, donde dirigidos muy atentamente por sus padres y/o profesores/as, intentan coordinar los pasos con el ritmo de la música. Creo que todos hemos visto alguna uno de estos videos, los hemos bailado y cantado. Pero, me parece, que no hemos pensado en la contradicción que se produce entre lo que enseñamos y lo que les mostramos a nuestros hijos/as.

Los contenidos sexuales son una constante en los videos “regaetoneros”. En casi todos hay escenas de sexo, toqueteos, perreo y en ninguno aparece una advertencia que diga que muestra escenas de alto contenido sexual. Sin embargo, son transmitidos a cualquier hora en los canales de música de TV (abierta y a través del cable) y no existe ninguna restricción en internet que prohíba verlo a menores de edad, como si lo hay con algunos juegos de video, por ejemplo. Es muy probable que ellos/as no entiendan lo que cantan en las canciones, pero sus letras no corresponden a la etapa del desarrollo madurativo y psicológico esperable en pre-escolares. Ahora pensemos en este mismo escenario, pero con adolescentes en plena etapa del desarrollo fisiológico (hormonal) y emocional. Las conclusiones son obvias.

Tanto el Gobierno como las escuelas, padres y apoderados debiéramos hacernos cargo de esta contradicción. Cuando vemos casos como el de una adolescente que fue violada por otro adolescente, de su misma edad (hechos como este son multicausales), podríamos cuestionarnos de dónde surgen las motivaciones para que esto ocurra entre dos menores. Convengamos que, si bien el reggaeton no es la causa, tampoco ayuda.

Son treinta y siete las mujeres en el país que, desde que rige la ley de aborto, han quedado embarazadas producto de violaciones y han optado por interrumpir la gestación. Y cerca de la mitad del grupo, 15 casos en total, son jóvenes menores de 18 años que han recurrido a la tercera causal de la normativa.

El análisis de los datos, además, deja al descubierto una preocupante realidad: del grupo de menores que se embarazaron tras ser violadas, cuatro aún no habían cumplido los 14 años. Si seguimos observando con más cuidado lo que ocurre, tanto en el contenido de las canciones como en los videos, las mujeres somos cosificadas y tratadas como meros objetos sexuales. ¿En dónde estamos entonces con el feminismo y la igualdad de género? Se supone que son temas que, desde pequeños, en el colegio, debiéramos ya tenerlo incorporado como una conducta establecida (una aclaración, la canción “Sin Pijamas” es cantada por una mujer Becky-G)

Mi intención es exponer hechos más que palabras. No tengo nada en contra del reggaeton como estilo musical, independiente de si es de mi gusto o no. Simplemente creo que no aporta, más bien resta, a la educación de los niños, No entregan una imagen positiva de las relaciones de pareja, ni de la igualdad de género y exacerba los aspectos sexuales de hombres y mujeres. Creo que tanto niños como jóvenes están suficientemente expuestos a través de las redes sociales, la publicidad e internet, idealizando figuras que no son un modelo positivo para nadie. Si nos preocupamos de los juguetes o los programas de TV con los cuales se entretienen nuestros hijos, ¿por qué no ocuparnos por lo que escuchan, al ritmo del” bling-bling” de las cadenas de oro?.

 

 

 

2018-12-31T00:49:07+00:00diciembre 31st, 2018|Niños, padres|0 Comments

Leave A Comment