La Ley del Silencio: suicidio adolescente

/, padres/La Ley del Silencio: suicidio adolescente

La Ley del Silencio: suicidio adolescente

Cuando comencé a investigar acerca del suicidio adolescente, lo primero que llamó mi atención fueron las cifras. De acuerdo a los datos entregados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la muerte por suicidio es la segunda causa entre los 15 y 29 años de edad. La primera, la muerte causada por accidentes automovilísticos.
Chile, junto con Corea del Sur, poseen la segunda tasa más alta de suicidios de niños y adolescentes entre los 37 países pertenecientes a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), y las proyecciones relacionadas con el suicidio juvenil en Chile, según datos entregados por el Ministerio de Salud, para el 2020 el promedio será de 12 suicidios de cada 100.000 habitantes. Una cifra abrumadora y dramática.
¿Qué significan estos datos? Para los familiares y cercanos de quien comete un suicidio, no significan nada. La muerte de un ser querido, de un amigo, de una pareja no tiene un número que lo represente. Más aún, junto con el suicidio surgen los sentimientos de culpa, las preguntas sin respuesta, los por qué, si hubo algo que se pudo hacer para evitarlo, las recriminaciones y las dudas, un dolor que no es cuantificable.
Sin embargo, las cifras si tienen un significado, no son un mero número. Para los profesionales de la salud lo debiesen tener, para los profesores también y especialmente para los padres. Pero el suicidio es una verdad incómoda, no nos gusta, Es demasiado dolorosa y angustiante porque, entre otras cosas, representa una herida irreparable para la familia de quienes optan por esta fórmula.
Es en este aspecto que la serie 13 reasosns why cobra todo su sentido. No es ni la mejor o peor serie de Netflix, no posee el mejor guion ni las mejores actuaciones. Pero es la única que, en la época de las redes sociales y la comunicación instantánea, habla del suicidio adolescente, y no solo lo habla, lo muestra directamente. Aquí surge entonces, la duda de si es bueno o no que nuestros hijos la vean. La verdad es que los padres no tenemos mucha influencia al respecto, ¿por qué? porque ya es un fenómeno entre los jóvenes, incluso menores de 15 años. Si no la han visto todavía, lo harán mañana o pasado. Con o sin nuestra «aprobación”.
La sugerencia es, véanla con ellos, escuchemos lo que nuestros hijos piensan, con respeto y sin prejuicios. Se trata de saber lo que ELLOS piensan, no de lo que nosotros queremos que piensen Pongamos en práctica la mejor herramienta de la comunicación: la EMPATIA: ¿Es acaso contagioso el suicidio? los expertos señalan que la teoría del contagio de suicidios podría ser real, Aunque no existen investigaciones que así lo confirmen, es otra razón más para verla con ellos.
La serie muestra, con toda la intensidad que es posible lo que significa el acoso escolar, multiplicado por su versión on line. Son 24 horas los 7 días de la semana que el acoso no se detiene. El valor de la amistad, la lealtad, las relaciones con sus pares y la experimentación en diferentes tópicos, con drogas, alcohol, el descubrimiento de la propia sexualidad, están presentes en todos los capítulos.
La contraparte está dada por las relaciones entre padre, madre e hijo/a. La disfuncionalidad familiar se representa en un continuo que va de menos a más. La protagonista, Hanna, quien pareciera tener la mejor relación madre/hija, es quien se suicida al final. Algo falla inevitablemente. Pareciera como si los jóvenes y los padres viviesen en mundos paralelos, con lenguajes diferentes, Ellos omiten información o mienten derechamente y los padres no ven, o no quieren ver lo que les pasa a sus hijos, El colegio es casi un espectador más.
Poner el tema del suicidio en la palestra es positivo, pero una cosa es sensibilizarnos respecto del tema y otra muy distinta es «glorificarlo». 13 reasons why cumple ambas funciones, tiene escenas que son innecesariamente crudas (estamos hablando de una serie de TV) pero también expone el suicidio como algo de lo que hay que hablar.
Al final de cada capítulo, uno de los protagonistas recomienda un sitio llamado «Help find crisis resources» en caso de que algún joven sienta que pueda necesitarlo. También está el sitio www.13reasosnswhy.com, donde se puede encontrar más ayuda.

2018-12-17T01:22:54+00:00diciembre 17th, 2018|Adolescentes, padres|0 Comments

Leave A Comment